Dispareunia y Vaginismo ¿qué son y cómo tratarlos?

Siendo así, vamos a ver qué son estas cosas realmente:

Dispareunia es el término médico usado para describir la sensación de incomodidad o dolor durante el acto sexual. Para ser más exacto, la dispareunia es definida como un dolor o incomodidad constante o persistente que se inicia en el momento de la penetración, durante el acto sexual o inmediatamente después de su término.

El vaginismo es una de las principales causas de dispareunia, siendo caracterizado por la contracción involuntaria de los músculos de la vagina, lo que dificulta la penetración y causa dolor durante el acto sexual. El vaginismo tanto puede ser la causa como una consecuencia del dolor durante el sexo.

La dispareunia puede ocurrir en ambos sexos, pero es más común en las mujeres. En este texto vamos a atenernos solamente al dolor durante el sexo en las mujeres. La dispareunia en los hombres será abordada en un artículo aparte, que será escrito brevemente.

¿Qué es la Dispareunia?

Como ya referido en la introducción del artículo, la dispareunia es el término usado para describir los casos de dolor recurrente durante el acto sexual. En la verdad, el dolor puede surgir con cualquier tipo de penetración, sea en el acto sexual, en la introducción del espéculo durante el examen ginecológico o inclusive al instante de usar un absorbente interno.

La dispareunia es considerada primaria cuando surge desde la primera relación sexual y persiste durante toda la vida. Por su parte, cuando la mujer pasa a sentir dolor durante el acto sexual después de años de relaciones satisfactorias y sin dolor, la dispareunia es llamada secundaria. La dispareunia también puede ser llamada situacional, cuando ocurre solamente con determinados compañeros.

El dolor durante el acto sexual es muy común y puede ocurrir de forma frecuente en hasta un 20% de las mujeres. El pico de incidencia parece ocurrir entre los 20 y 30 años. Después de la menopausia, con la sequedad de la vagina debido a la carencia de estrógeno, la incidencia de la dispareunia vuelve a crecer

Por qué siento dolor durante las relaciones sexuales

La dispareunia puede tener causas físicas, tales como inflamaciones ginecológicas, infección urinaria, lesiones de la piel alrededor de la vulva, mioma uterino, etc. En estos casos, el tratamiento direccionado al problema suele resolver la dispareunia.

Pero el dolor durante el acto sexual también puede tener origen en factores psicológicos, sin que pueda ser posible identificar una causa obvia para el dolor que la mujer siente durante la relación sexual

Los principales factores de riesgo para la dispareunia de origen psicológico, son:

  • Depresión
  • Ansiedad.
  • Estrés.
  • Historia de abuso sexual.
  • Educación represora.
  • Creencia religiosa muy rígida.
  • Baja autoestima.
  • Sentimiento de culpa en relación a la sexualidad.
  • Falta de deseo sexual por el compañero.

Ya las principales causas de dispareunia en las cuales hay un componente físico identificable son:

  • Enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Enfermedad sexualmente transmisible.
  • Infecciones ginecológicas
  • Infección urinaria
  • Cistitis intersticial (síndrome de la vejiga dolorosa).
  • Menopausia
  • Endometriosis
  • Mioma uterino
  • Mala formación de la vagina.
  • Lesiones del trato ginecológico (por accidente, violación, radioterapia o cirugía previa).
  • Dermatitis en la región alrededor de la vulva
  • Medicamentos que reducen la lubricación vaginal (antidepresivos, antihipertensivos, sedantes, antihistamínicos y algunos anticonceptivos orales).

Toda mujer que presenta dolor durante la relación sexual, sea ella nueva o antigua, debe buscar su ginecólogo para que él pueda hacer una investigación detallada de las causas.

Síntomas de la Dispareunia

El síntoma más típico de la dispareunia es un dolor en puntada o ardor se produce al principio de la penetración. Algunas mujeres se quejan de dolor en la vagina, pero otras afirman que la incomodidad es bien profunda en la pelvis, especialmente durante los movimientos de ida y vuelta del pene. Dolor en múltiples localizaciones de anatomía ginecológica también es una posible queja.

Dolor en el momento de la penetración es la queja más común, pero algunas mujeres también se quejan de dolor durante o después del sexo. Si la mujer siempre queda “dolorida” después del sexo, también se caracteriza como dispareunia.

Si además del dolor también hay sangrado o flujo vaginal durante o inmediatamente después del coito, la causa más probable son traumas o infecciones. La dispareunia también puede estar asociada a la sequedad vaginal. En estos casos, la menopausia, el uso de medicamentos, la deficiencia de estrógenos, los cambios en la libido o la simple falta de interés sexual por la pareja pueden ser la causa.

¿y qué es el vaginismo?

El vaginismo es un capítulo aparte sobre el tema del dolor durante el sexo. Este cambio se produce por la contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina, dificultando la penetración y causando dolor durante las relaciones sexuales.

Realmente no sabemos la real prevalencia de este problema en la población, porque muchas mujeres no se sienten cómodas discutiendo temas sexuales con sus médicos. Sin embargo, algunos estudios sugieren que hasta un 40% de las mujeres pueden sufrir este mal en cierto grado.

underwear-2366750_1920El vaginismo puede estar íntimamente relacionado a las otras formas de dispareunia, pudiendo ser una consecuencia de estas. Mujeres que presentan dispareunia por otras causas pueden desencadenar episodios de vaginismo por cuenta del miedo de tener dolor durante un acto sexual que está por iniciarse. En estos casos, por lo tanto, el vaginismo se hace otra causa de dolor además de la causa original. En muchas mujeres, aunque la causa inicial de la dispareunia sea solucionada, el miedo del dolor puede perpetuar los episodios de vaginismo, haciendo que la dispareunia persista.

No sabemos exactamente por qué el vaginismo sucede. En general, es un reflejo adquirido, que suele estar conectado a la ansiedad y/o al miedo de tener relaciones sexuales. Pero ni siempre queda claro lo que vino primero, el vaginismo o la ansiedad.

Algunas mujeres tienen vaginismo en todas las situaciones y con cualquier objeto que penetre la vagina, sea el pene de la pareja, un interno, un supositorio vaginal o el espéculo del ginecólogo. Otras presentan vaginismo en algunas circunstancias, pero no en todas. Generalmente, la penetración sexual y el examen ginecológico son los factores más relacionados al vaginismo.

Algunas situaciones que pueden desencadenar el vaginismo son:

  • Haber tenido una primera relación sexual muy dolorosa.
  • Creer que la vagina es muy pequeña para el pene del compañero.
  • Histórico de abuso sexual.
  • Pensamientos negativos en relación al sexo.
  • Miedo de quedarse embarazada.
  • Tener otras causas de dispareunia.

Síntomas del Vaginismo

El vaginismo puede causar desde una leve incomodidad hasta una sensación de ardor o intenso dolor en el momento de la penetración. Al contrario de las otras causas de dispareunia, el vaginismo ocurre específicamente en el momento de la penetración.

El hombre puede sentir dificultad de penetrar en la mujer con vaginismo y, frecuentemente, tiene la sensación que su pene está siendo expulsado de la vagina durante el acto sexual.

El vaginismo puede tener períodos de agravamiento o de mejoría espontánea, sin que una causa pueda ser encontrada. Generalmente se vuelve peor cuando la mujer pasa muy tiempo sin tener relaciones.

Tratamientos de ambos: Dispereunia y Vaginismo

El tratamiento de la dispareunia depende, obviamente, de su origen. Caso sea secura vaginal, lubricantes, reposición hormonal o un mayor tiempo en las preliminares puede ayudar. Si es una infección ginecológica, como candidiasis, el tratamiento debe ser hecho de forma a tratar el germen causador de la inflamación.

Cuando no existe una causa clara para el dolor durante el sexo, el origen probablemente está en factores psicológicos. (en otro artículo trataré esto de modo más puntual). En estos casos, el tratamiento envuelve la educación sexual de la paciente, medidas de prevención, ejercicios propios para la musculatura pélvica, modificación de comportamiento, apoyo emocional y, a veces, medicamentos.

En la mayoría de las veces, la dispareunia tiene cura; es preciso solamente paciencia y tratamiento adecuado, lo que suele lograrse con ginecólogos especializados en problemas sexuales.

Escrito por Hamlet Arias
Psicólogo Clínico y de la Salud Orientación Vocacional