Terapia

El objetivo más importante de mi consulta es hacer que el individuo identifique y aprenda herramientas y recursos que le sirvan como modo de afrontamiento de sus problemas, a mejorar aspectos específicos o a simplemente ser más feliz. Como parte de mi formación, conocí la Psicoterapia Centrada en Soluciones y con ella vi que durante mucho tiempo los modelos terapéuticos trataban de centrar sus esfuerzos en la solución del problema, a través del diagnóstico evaluación y tratamiento de la enfermedad mental como tal, pero sin quitar el mérito a este tipo de terapias, cada vez más, la práctica psicológica busca cada más en aquellos recursos personales que pueden ayudarnos a evolucionar y conseguir sentirnos mejor.

Cuando sufrimos unos niveles muy altos de ansiedad, tenemos una depresión o caemos en otro tipos de problemas como una adicción, un duelo complicado o un mal momento en el trabajo decimos que estamos en crisis. Normalmente la palabra crisis la solemos asociar solamente a aspectos negativos de nuestra vida, pero recordemos que esta palabra proviene del griego y significa cambio, es decir, un punto de inflexión en nuestra vida en donde podemos aprovechar una oportunidad mucho mayor para el cambio que en condiciones normales en donde carecemos de perspectiva y de capacidad de introspección. Es muy importante recordar que es a través de los conflictos o las crisis cuando más podemos crecer como personas.

manbw.jpgEn mi práctica como psicólogo, enseño a la persona los recursos y herramientas necesarias para poder aprovechar esta tendencia al cambio y que un momento en nuestra vida muchas veces duro y complicado (es interesante recordar que la palabra crisis en chino también significa peligro y oportunidad a la vez) nos puede llevar a reforzarnos como personas, sentirnos mejor, solucionar nuestro problemas y finalmente llegar a ser más felices.

RECURSOS PERSONALES

Son muchos los recursos psicológicos que podemos aprender para poder mejorar en este sentido. Veamos a continuación algunos de ellos:

1. Recursos cognitivos.

Nuestro modo de pensar determina en gran medida si alcanzaremos nuestros objetivos si disfrutaremos de la vida o incluso si sobreviviremos.

Si nuestro pensamiento es claro y sencillo, estaremos mejor preparados para alcanzar nuestras metas. Si queda empantanado por significados simbólicos distorsionados, razonamientos ilógicos e interpretaciones erroneas, nos volvemos, en verdad, ciegos y sordos. Desde la terapia cognitiva se pueden mejorar y aprender muchos aspectos fundamentales para ver la vida de otra manera.

2. Recursos emocionales

Saber gestionar nuestras emociones (y las de los demás) de manera eficiente, conociendo como funcionan y logrando una gestión emocional eficaz en nuestra vida. Un trabajo desde la inteligencia emocional es clave para mejorar este recurso.

3. Autoconomiento y establecimiento de metas personales

Aprender a saber lo que es importante en nuestra vida, a conocerse (tanto nuestras fortalezas como debilidades) o plantearse metas vitales son recursos imprescindibles para reforzarnos como personas.

4. Habilidades interpersonales

Aprender recursos como la empatía, la asertividad o la comunicación  y ser capaces de aprovecharnos de nuestras redes sociales son cuestiones que previenen y nos ayudan a solventar crisis o conflictos vitales..

5. Sinergias

El ser humano tiene una cualidad única y es la capacidad de ganar cuando se une a otros seres humanos. Sinergia significa que uno más uno es muchas veces más de dos, y es un recurso muy valioso que podemos aplicarlo a la pareja, grupos, familias, etc.

6. Renovación y calidad de vida

Cuidarse a nivel espiritual, físico, cultural o social son garantías de refuerzo y realización personal que nos pueden ser muy útiles.

En mi práctica, trato diversos tipos de problemas psicológicos, desde ansiedad, depresión, trastornos de la alimentación, adicciones, problemas afectivos, duelos, TOCs, trastornos de la personalidad, etc… A partir de los principios de la terapia cognitiva y la psicología positiva es posible desarrollar una terapia eficaz, motivadora, flexible y de grandes resultados en la recuperación psicológica.

¿Cómo es mi terapia?

Se basa en dos aspectos clave:

Por un lado en un trabajo fundamental de las actitudes y enfoque con el que interpretamos a la vida, a nosotros y a los demás. En este sentido la terapia cognitiva es una de las maneras más sólidas y eficaces de trabajar problemas psicológicos como la depresión, los trastornos de ansiedad, problemas de autoestima, adicciones, trastornos bipolares, fobias, etc…

Y por otro lado en la hipótesis central de que la construcción de emociones positivas, fortalezas y motivaciones en la vida es eficaz en el tratamiento de una psicopatología. Las emociones positivas, puntos fuertes y sentido de la vida son muy beneficiosas cuando las cosas nos van bien pero también nos pueden ayudar cuando nos van mal, para superar situaciones críticas, trastornos o momentos complicados en nuestra vida.

Por lo tanto, para una persona, tener y utilizar fortalezas como el optimismo, la esperanza, la creatividad o la inteligencia social puede ser de gran valía para contrarrestar una depresión, una crisis vital o un problema de ansiedad.

Características de la terapia

1. En primer lugar analizo las circunstancias de la persona así como un breve recorrido por su biografía personal, en este sentido muchas veces un problema psicológico aparece cuando existe una actitud errónea que nos está inmovilizando o cuando la capacidad inherente de la persona para su desarrollo, su realización o su felicidad se ve frustrada. Todos tenemos una capacidad  para el crecimiento, la realización personal o la felicidad, y es cuando esta tendencia se bloquea cuando tenemos un psicopatología, una crisis o una trastorno psicológico

2. Si hay un verbo que que resume lo que vamos a trabajar en consulta es el verbo guy_transparent.pngaprender, y quizás también el verbo “desaprender”. La clave de mi terapia consiste en aprender nuevas actitudes más eficaces y también “desaprender” aquellos enfoque negativos que tanto daño nos están haciendo. Además también doy mucha importancia a las emociones y a las fortalezas psicológicas como auténticos elementos de cambio; la compasión de la Madre Teresa hacia los pobres, la lucha de Gandhi y Martin Luther King por los derechos civiles o la persistencia de Nadal o Gasol en el deporte son considerados como auténticos y valiosos por derecho propio en lugar de  como meros intentos de hacer frente a la ansiedad, la ira o algún complejo de inferioridad. Sin duda, las fortalezas humanas son tan auténticas y reales como las debilidades y, por lo tanto, merecen la misma atención terapéutica.

3. En tercer lugar, mi terapia es muy dinámica y constructiva. La representación de la psicoterapia en el cine popular y en la televisión ha creado la creencia de que la terapia implica exclusivamente hablar de problemas (y que sólo hable el paciente), trabajar las emociones reprimidas o recuperar áreas muy dañadas. Los pacientes llegan muchos veces a terapia pensando en hablar de sus aspectos negativos, centrándose continuamente en sus debilidades y en sus áreas problemáticas. Sin embargo,  incluso aquella persona que sufra una mayor carga psicopatológica, le importará mucho más vivir mejor que aliviar tan solo su sufrimiento. Todos buscamos más satisfacción en la vida, sentirnos bien y estar alegres; no sólo tener menos tristeza y preocupados. Por lo tanto asumimos que la terapia no es un lugar donde no sólo se discute el resentimiento, la frustración, los celos, la ansiedad o las emociones negativas, también es un lugar donde se trabaja de manera activa la esperanza, el optimismo,la gratitud, la compasión, la modestia o la inteligencia emocional.

4. Los seres humanos en general, y muy particularmente cuando estamos en un mal momento  nos orientamos a recordar lo negativo, centrándonos en lo negativo  y esperando lo peor. Partiendo de este sesgo negativo, si el terapeuta es una autoridad en la interpretación de aspectos negativos únicamente, los puntos fuertes de la persona probablemente recibirán menos atención y por lo tanto tendrán menos importancia. En terapia nos hacemos dos preguntas muy complementarias: ¿Qué actitudes erróneas provocan nuestro malestar? Pero también ¿Qué puntos fuertes me llevarán a lidiar con mis problemas?

O dicho de otro modo, el principio de  ”construye a partir de lo que está fuerte” junto al “arregla lo que está débil”. Trabajo desde estos dos enfoques y por lo tanto planteo que para crear bienestar, equilibrio personal y desarrollarnos como personas tenemos que entender tanto las causas de la ansiedad o la depresión como los determinantes de la empatía, la creatividad o el amor.

5. El objetivo por lo tanto que tengamos una actitud vital lo más proactiva posible basándonos en nuestras fortalezas y bienestar personal. Cada pasito que se da en terapia se ve claramente por el paciente, cada nuevo recurso que se aprende tiene unos beneficios espectaculares y ese es nuestro objetivo también, afianzar esta evolución, partiendo desde unas expectativas negativas iniciales y evolucionando hacia lo positivo y esperanzador, estableciéndose una fuerte relación terapéutica en la que el terapeuta ya no es alguien con experiencia en el diagnóstico de debilidades, se convierte también en testigo de excepción del cambio auténtico y profundo por parte del paciente.

Además el trabajo en terapia consiste no sólo en mejorar en aquellos puntos débiles del paciente  partir de un trabajo cognitivo, también existen ejercicios como la identificación y creación de fortalezas o aprender a disfrutar de cada momento; centrarse en aquellas actividades diarias que nos llenen y reactiven nuestras fortalezas (además actividades como la pintura, cocinar, leer, escribir, socializar, ayudar a los demás o saborear la belleza artística también sirven para concentrar la atención de los clientes en el viaje más que en el destino) Una serie de actividades en donde se desarrollarán las fortalezas y se aumentarán las emociones positivas a medio/largo plazo, la creatividad, el desarrollo personal y el sentido de la vida.

6. Personalización. Obviamente es importante recalcar que es importante adaptarse a las características de cada persona. Los estados positivos, motivaciones y fortalezas varían mucho en cada persona

Para pedir una cita previa o cualquier pregunta que tengas no dudes en escribirnos a nuestro correo (info@hamletarias.com) o llámame al +1 829-6430422 (También Whatsapp)

El sendero hacia la libertad

por Reneau Z. Peurifoy

( del libro venza sus temores, del mismo autor)

Cada día que pasa

soy más capaz de aceptarme y amarme

por completo

y de aceptar amar más plenamente a los demás;

Soy más capaz de entender

que los sentimientos son propicios,

y que este entendimiento les permite fluir libremente

a través de mí;

Soy más capaz de penar de manea racional y realista,

de contemplar la vida como una serie de opciones

y de detenerme a analizar antes de escoger;

Soy más capaz de saber

Que la perfección es más una dirección que un lugar,

Y de reírme de mis errores e imperfecciones;

Soy más capaz de ser paciente con el tiempo

Y de afrontar mi mundo con valor,

Sabiendo que cada día

Doy otro paso en el sendero hacia la libertad